martes, 5 de noviembre de 2013

Sonreír sin ti...

Tan lejos, pero aun tan cerca.
detrás del muro de los fracasos




Te sientas en la misma mesa donde yo estoy, te tomas un café, pero ya no estás ahí para mí, tus pensamientos tan distantes se olvidan de mi presencia.

Su deseo se fue junto a las mil palabras una vez pronunciadas con amor inexistente, su deseo también ha sucumbido a los ánimos de sus sentimientos sin voluntad alguna.

La alegría que representaba tu compañía ahora se ha tornado amarga, obligandome a alegrarme por las simplezas de la vida, y sonreiré por el transcurrir del tiempo, por las olas del mar, por el amanecer y por el atardecer, simplemente voy a sonreír porque merezco sonreír.

Pero yo estaré ahí, vigilando cada mirada, cada lágrima, cada suspiro, cada sonrisa envuelta en mentiras, y aunque aveces te moleste, nunca te abandonare.

Y está aquí para estar y no estar, y duele con cada latido de mi corazón.

¿Te vas? Apenas te estoy viendo llegar  y mi sonrisa no se consume por tu llegada, es entonces cuando me obligo a sonreír por los caprichosos designios de un destino poco agraciado con mi vida.

Renunciaste a mi sonrisa, pero no a tus tristezas espontáneas , ni a tu anticipado quebrando inoculado, pero tranquila que ya me has explicado que lo que veo es lo que eres, sin embargo yo he visto más que el árbol de nostalgias, he visto la avalancha de amor detrás del risco de miedos. 

Continúas en la mesa al terminar tu café, te quedas ahí, solo ahí, mirando el horizonte. Yo me levanto con lágrimas, pero nunca te abandonaré. Y se que aquí estamos, tu tan cerca de mi, yo tan cerca de ti, y tan lejos de nosotros....


1 comentario:

  1. ...Por la esperanza de rescatar eso que en algún momento nos unía y que ya no está, aunque u testas..

    ResponderEliminar